viernes, 18 de septiembre de 2020

EFEMÉRIDES: 18 de septiembre de 2020


96. En Germania, mientras trataba de detener la rebelión de cuados y marcómanos que amenazaba la paz en las fronteras de Roma, muere el emperador Domiciano.

324. Último acto de los enfrentamientos entre Licinio y Constantino en la Batalla de Crisópolis, matanza de los hombres de Licinio que salvó su vida por la mediación de su esposa y hermana de Constantino, quien le perdonará la vida y quedará como gobernante absoluto de todo el Imperio Romano. Un año después, Licinio será estrangulado en su residencia de retiro en Grecia.

795. Batalla de las Babias, en el seno de la Reconquista, entre una enorme fuerza árabe del emirato de Córdoba y fuerzas del Reino de Asturias que son derrotadas de forma clara pero no completa, por lo que los combates en el reino seguirán durante años sin que sea conquistado.

1546. Batalla de Iñaquito, enfrentamiento civil entre las fuerzas del Imperio de España que controlaban Perú, con fuerzas rebeldes al mando de Gonzalo Pizarro por un lado y fuerzas del gobierno oficial con el Virrey Blasco Nuñez Vela a la cabeza que son derrotadas (perdiendo la vida el virrey, decapitado en el campo de batalla) y que permite el comienzo de una administración con intereses propios, no siempre en concordancia con los de la propia España.

1589. Finalización de la Batalla de Arques, tras tres días de combates, entre fuerzas de hugonotes y fuerzas católicas con victoria de las segundas, aunque con dificultad, que les permitirá mantener una plaza de importancia estratégica tanto para sus despliegues como para recibir ayuda de aliados del exterior.

1691. Batalla de Leuze, en el seno de la Guerra de los Nueve Años, entre Francia y fuerzas aliadas inglesas y holandesas, con derrota de estas últimas por la decisiva intervención de la caballería gala que permitió continuar la política expansiva francesa en la zona.

1739. Tratado de Belgrado, entre Austria y el Imperio Otomano, que puso fin a la enésima guerra entre ambas potencias y devolvió terreno a los turcos en los Balcanes. 

1838. Publicación del relato Ligeia, de Edgar Allan Poe, en la revista American Museum.

1915. En el seno de la Primera Guerra Mundial, los alemanes toman Vilna y hacen veintidós mil prisioneros rusos.

1931. Japón invade Manchuria y comienza la Guerra del Pacífico (para algunos historiadores, y cada vez más, pudo empezar entonces la Segunda Guerra Mundial). Por lo tanto, Chiang Kai-shek vuelve su atención y la de su ejército hacia el invasor y debe dar la espalda a la caza y destrucción sistemática de su hasta ahora máximo enemigo, Mao, que se había quedado con el control de muy pocos kilómetros cuadrados en su base roja y el propio territorio comunista no eran no más que varios puntitos escarlata en el vasto mapa chino.

1939. En el seno de la Segunda Guerra Mundial, primera retransmisión de William Joyce, alias “Lord Haw Haw” (aunque varias personas se escondían detrás de ese alias), desde Berlín, con consignas nazis y para radioyentes británicos con la intención de llevar la guerra a la fase propagandística. Será acusado de alta traición pero pasará tiempo antes de que pueda ser detenido, al final de la guerra. Mientras, el periodista alemán y antiguo sindicalista Lothar Erdlor protesta por el trato a prisioneros en el campo de concentración de Sachsenhausen y morirá a consecuencia de la paliza recibida. Ese mismo día, en la Varsovia bombardeada, un grupo de civiles en busca de medicamentos encuentran en el sótano de un depósito médico a un espía alemán transmitiendo por radio al puesto de mando alemán. Según declaraciones del médico al frente del grupo, “tras algunas formalidades, lo despacharon”.

1941. En el seno de la Segunda Guerra Mundial, Stalin confirma por fin la retirada de Kiev, pero demasiado tarde porque la gran columna militar es aniquilada en una embocada alemana, mientras que el cuerpo blindado de Guderian toma la capital de Ucrania, haciendo más de seiscientos mil prisioneros soviéticos en la maniobra de envolvimiento y captura que es considerada el mayor cerco de la historia militar. Solo escaparon unos quince mil soldados soviéticos, pero las operaciones en dirección a Moscú se han retrasado, como mínimo, dos semanas. Para Hitler fue “la batalla más grande en la historia universal”. Para Halder, el error estratégico más grande de la campaña. Él, como Guderian y otros destacados miembros de la alta oficialidad alemana, creía que debían haberse centrado en Moscú.

1942. En el seno de la Segunda Guerra Mundial, los pocos infantes de marina soviéticos llegados a Stalingrado el día anterior, y que habían tomado precarias posiciones en el silo de grano junto al Volga, tienen que repeler diez ataques alemanes, pero terminarán perdiendo la posición (y la mayoría de ellos la vida) ante la violencia de los asaltos alemanes. Chuikov debe trasladar su cuartel general a la orilla del Volga. En las afueras de la ciudad, tres ejércitos soviéticos tratan de penetrar el flanco izquierdo del VI Ejército, sin conseguirlo ya que peleaban en estepa abierta y el apoyo de la Luftwaffe fue decisivo. Lo volverán a intentar al día siguiente, y volverán a fracasar. Mientras, los submarinos alemanes avistan el convoy SC100 y comienzan el ataque bajo condiciones climatológicas muy desfavorables que desembocan casi en huracán, haciendo muy difícil el empleo de armamento. Con todo, el convoy pierde tres barcos.

1944. En el seno de la Segunda Guerra Mundial y de forma inesperada, la URSS anuncia que permitirá a los aviones estadounidenses, que operaban en apoyo de la rebelión de Varsovia, repostar en territorio soviético. Además, aviones soviéticos lanzaron suministros sobre la capital polaca durante dos semanas, aunque hay que indicar que los dejaban caer sin paracaídas.

1948. Nacimiento de Lynn Abbey (Peekskill, USA).

1960. Fallecimiento de John Russell Fearn (Blackpool, Reino Unido).

1961. Nacimiento de Bernard Werber (Toulouse, Francia).

1975. Isaac Asimov comienza la escritura de su relato Cuando los santos…

jueves, 17 de septiembre de 2020

CALABAZAS EN EL TRASTERO: ZARAGOZA NEGRA. Varios autores


-Homenaje a la ciudad, a su manera, sin salirse de la fosquedad que abandera la colección.-
Portada del libro Calabazas en el trastero: Zaragoza negra, de varios autores

Género. Relatos.

Lo que nos cuenta. El libro Calabazas en el trastero: Zaragoza negra (publicación original: 2011) es una antología de relatos de horror y terror, con prólogo de Elías Fosco y con la ciudad de Zaragoza como temática común. Libro perteneciente a la serie Calabazas en el trastero, pero publicado como número especial fuera de colección (y fue el primero de esa clase de números).

Mi opinión/Destacado/Potenciales Evocados.

      - Zaragótica, una historia de los ochenta (Cristina Ruberte-París): ejercicio narrativo llamativo dentro de una antología como esta, con una atmósfera lograda y una técnica sólida, por más que tal vez no sea de horror exactamente.

      - Asedio zombi, o el Tercer sitio de Zaragoza (Rubén Serrano Calvo): brevedad sin sorpresas, porque el título avisa.

      - La chica del puente (David Jasso): relato que tarda en arrancar porque se toma su tiempo en presentarnos al protagonista, que se acerca de manera muy “especialita” al tema de los vigilantes y al horror.

      - Presentimiento (Julio Blanco García): historia sobrenatural con tropos bisoños y una temática conocida en una u otra forma.

      - El hombre de Octubre (Blanca Libia Herrera): aires a otras épocas del género y decisiones de estilo que no los actualizan ni potencian.

      - Sacerdotisas para morir (Eduardo Prades y José Antonio Prades): ejercicio cercano, muy cercano, al Pulp cultista picantón.

      - Billete mortal (Roberto Malo): brevedad sencilla que, tras fintar en otras direcciones, nos lleva a caminos muy recorridos.

      - Teseo y el minotauro (Óscar Bribián): otro texto con tropos bisoños que podría homenajear, a su manera, a El modelo de Pickman.

      - La invasión (Ángel Sobreviela): surrealismo inquietante, breve y de buen ritmo.
     
    - La muerte ronda cerca (Marco Maldonado): dos historias que se cruzan en un punto y que, al menos a este lector, le parecen fragmentos de algo mayor.

      - Sed (Fermín Moreno): relato de buen ritmo que finta hacia un tipo de temática para, después de un par de esquivas más, terminar por ser de una clase diferente e inesperada (al menos, inesperada para este lector).

      - Seguros Alba Eterna (Victoria Trigo Bello): más pinceladas sobrenaturales que horror, en un texto suave, con intención, muy agradable de leer y lleno de sensibilidades de varias clases a pesar de su sequedad.

      - Las fauces de Zaramorta (Juan Ángel Laguna Edroso): quizá el relato que, desde la Fantasía, se acerca más al espíritu de la temática propuesta y lo hace con una mezcla de cuento e historia de terror oscuro lograda en ambiente, escenario y trasfondo intuido a pesar de su relativa brevedad.

Linkwithin