martes, 14 de febrero de 2017

EL CUENTO DE LA CRIADA. Margaret Atwood (1985)



-Intimismo sensible en la cotidianidad del totalitarismo teocrático.-


 photo 01.ElCuentoDeLaCriada_zpssg3jzgzj.jpgGénero. Novela (dejémoslo ahí…).


Lo que nos cuenta. Transc… hmmm, mejor sigo otro camino, por aquello de los spoilers… En la república de Gilead, antaño conocida como los Estados Unidos de America hasta que se transformó en una teocracia tras unos hechos violentos que han derivado en un estado de guerra continuo, Defred es una criada y, como todas las criadas, su labor es la de luchar contra la infertilidad que azota la nación mediante relaciones sexuales con el Comandante de su asentamiento, bajo supervisión directa de la Esposa del mismo según las normas. El único refugio de Defred son sus pensamientos sobre la sociedad en la que vive y los recuerdos de un pasado muy diferente, pero ciertos acontecimientos cambian su cotidianidad.


Mi opinión. Estupenda novela, de esas que crean puentes con facilidad entre la literatura generalista y la de género (igual que con sus lectores), muy cuidada (lo que pueden parecer caprichos narrativos terminan teniendo sentido, como los saltos de tiempo), distopía con un sentido sociopolítico muy actual (más cuando fue escrita pero todavía vigente, un sentido en el que todavía hay mucho que trabajar), de tonos cálidos dentro de lo gélido que expresan (tal vez porque es la única opción de Defred para sobrevivir a su situación con algo de dignidad), de ritmo suave y estable, de sensibilidad implacable, muy agradable de leer y con poso.


Destacado. Las últimas páginas por el cambio de tono, el giro, las explicaciones indirectas sobre varias cosas de la trama pero también sobre porqué usa ciertas técnicas narrativas en ciertos momentos, las maldades hiperrealistas escondidas entre los chistes y por todas las pequeñas cosas que tanto aportan a la ya de por sí estupenda narración anterior.


Potenciales Evocados. Doris Lessing ofreciendo su particular visión de un teórico cóctel de 1984, de la que por cierto hablaremos por aquí en un par de semanas (por aquello del control y la represión del individuo), Fahrenheit 451 (por aquello del control de la cultura y la información) y Un mundo feliz (por aquello del control de las funciones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin