jueves, 6 de junio de 2013

EL DRAGÓN FLOTANTE. Peter Straub (1982)


-La otra novela  que colocó al autor en el podio de su género en su tiempo, pero un peldaño por debajo de “Fantasmas”.- 
 photo DSC07988_zps94a0f47b.jpg

Lo que nos cuenta. En la acomodada población de Hampstead hay un mal que vuelve a manifestarse cada cierto tiempo. Ahora, un accidente en un laboratorio de armas químicas libera el peligroso gas DRG-16, que flotando en la atmosfera llega hasta Hampstead, donde por primera vez en bastantes años vuelven a coincidir los descendientes de los fundadores de la población. Novela también editada en español como Dragón, a secas. Publicada por primera vez en noviembre de 1982 en edición limitada, pero sólo tres meses después publicada en tirada normal por otra editorial.

Mi opinión. Densa novela, contada con suavidad y calma por más que esté describiendo situaciones terribles, con cierta complejidad narrativa al principio hasta abrazar una linealidad que sólo abandona para trabajar los flashbacks, algo confusa y enrarecida en su última parte, de trama simple en realidad pero desplegada con críptico acierto, algo larga, osada en los cambios de punto de vista pero a la vez con un narrador claro (por más que no sepamos quién es al principio), con unos personajes principales muy bien armados mediante sus vivencias y actos hasta construir unos perfiles sólidos, más dispersa que intrincada, de prosa muy trabajada y resultado general bueno con momentos muy bien logrados.

Destacado. Cómo trabaja el género de horror sin llegar a chapotear en hemoglobina.

Potenciales evocados. Es inevitable pensar en It, pero la novela de King se publicó cuatro años después, no se olviden; siguiendo con King, su costumbrismo norteamericano pero centrado en estratos sociales distintos.

5 comentarios:

  1. Pues no hace nada que leí ese libro, creo que por el 85 o el 86. Ni me acuerdo ya, sólo que me pareció muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Yo diría que usted se lo leyó en el año 85. Debido a mis poderes mentales, también le puedo decir que usted encuentra un inquietante parecido entre Amedeo Avogadro y Wolverine.

    Gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
  3. ¡es usted Patrick Jane !

    ResponderEliminar
  4. Soy más una mezcla de Frank Cadillac y Casandra, pero no singularicemos, que aquí lo importante son los libros.

    Gracias por el toque de humor, estimado anónimo.

    ResponderEliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin