domingo, 14 de enero de 2018

EL FERROCARRIL SUBTERRÁNEO. Colson Whitehead



Portada del libro El ferrocarril subterráneo, de Colson Whitehead
Edición en español (2017)
-Lo inventado, no lo ficticio, es casi innecesario.-


Género. Novela.


Lo que nos cuenta. El libro El ferrocarril subterráneo (publicación original: The Underground Railroad, 2016) nos lleva hasta los Estados de Unidos de América en la época de la esclavitud. Caesar, esclavo con una formación superior a la habitual, propone a otra esclava, Cora, que lo acompañe en su fuga desde Georgia hacia el norte del país. El abuelo de Cora, Ajarry, fue capturado en África y jamás pensó en huir. Su madre, Mabel, sí despareció un día dejando atrás a su hija. Cora acepta la propuesta y usarán la red de ferrocarriles clandestinos que los abolicionistas han excavado para ayudar a los esclavos en sus huidas.


Mi opinión. Novela de narración sobria pero precisa a la hora de jugar con las sensibilidades de casi cualquier lector porque apela a los más humano de nosotros (en todos los aspectos, desde los más bondadosos hasta los más infames), narrada con técnica contenida (nunca indiferencia; al contrario, está clarísima la intencionalidad) que maneja herramientas de crónica (y diría que, en muchos casos, también episodios de crónica) con naturalidad para mostrar y exponer sin ninguna clase de juicios, ni siquiera por parte de los personajes (deja esa posibilidad al lector, si lo desea, por su cuenta y riesgo, ya que en algunas ocasiones se arrepentirá de según que juicios y, en otras, pasará directo del juicio a la condena).


Construida mediante una protagonista muy potente, tan humana que está llena de imperfecciones que incomodarán al lector (lo hicieron con un servidor, al menos), y situaciones repletas de valor simbólico respecto al mundo contemporáneo, va mucho más allá de la esclavitud en su repertorio de críticas, con un posicionamiento claro e imposible de malinterpretar, con espacio para personajes ajenos a la trama principal que sirven para aportar visiones diferentes al lector que complementan (o aclaran en alguna ocasión) lo que los protagonistas no saben, no ven o no conocen, con un ritmo estable y casi monótono que no varía pase lo que pase (y no creo que sea casual), molesta para bien (eso sí que no es casual), curiosa sin deslumbrar e interesante sin asombrar.


Destacado. La parte “fantástica”, la de un ferrocarril clandestino (…) real bajo tierra, es lo de menos (pero evita el despectivo pero habitual comentario de “otro libro de…”). El momento sociopolítico en el que es publicado, tal vez, sí sea importante.


Potenciales Evocados. Philip Roth más “crudo” escribiendo un spin off muy particular de Raíces pero revisado después por Cormac McCarthy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Linkwithin