domingo, 17 de mayo de 2020

UN DIOS DE PAREDES HAMBRIENTAS. Garrett Cook


-Atmósfera interesante, ejecución repetitiva en cuanto a una herramienta concreta.-
Portada del libro Un dios de paredes hambrientas, de Garrett Cook
Edición en español (2019)


Lo que nos cuenta. El libro Un dios de paredes hambrientas (publicación original: A God of Hungry Walls, 2015) nos introduce en la mente (¿personalidad? ¿conciencia?) de una entidad que controla a los habitantes de una casa, tanto a los que viven allí como los que una vez lo hicieron y sus ¿espíritus? jamás abandonaron el lugar, y los maneja a su antojo gozando (¿nutriéndose?) de sus experiencias. La llegada de un nuevo habitante cambia un poco la situación mientras la entidad trabaja para hacerse con él.

Mi opinión. Aproximación original al concepto de la casa encantada (porque es muy natural contemplar la trama de esa manera), con una atmósfera malsana, pesada y desagradable (punto para el escritor) reforzada por los estilismos de la prosa, con herramientas de Splatterpunk pero sin su intencionalidad y con un manejo de la sexualidad violenta (o de la pornografía sangrienta, según se vea) de una intensidad muy alta que, por repetitivo, termina por perder su efecto (o, al menos, lo perdió para este lector) y empieza a parecer un recurso único que hace menos potente el resultado global.

Destacado. Si bien el manejo de lo gore es repetitivo de una u otra forma, hay que reconocer que es pertinente para lo que el autor quería contar y cómo quería contarlo.

Potenciales Evocados. Un cruce entre La maldición de Hill House y A Serbian Film.

Linkwithin