domingo, 15 de enero de 2017

EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO. J. D. Salinger



-Todos hemos sido, de una u otra forma, más o menos veces, Holden Caulfield. Pero no todos lo recuerdan.-

Portada del libro El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger
Edición en español (2010)

Género. Novela.


Lo que nos cuenta. En el libro El guardián entre el centeno (publicación original: The Catcher in the Rye, 1951), Holden Caulfield nos cuenta lo que le pasó la pasada Navidad cuando, tras ser expulsado del colegio (algo habitual en su carrera estudiantil), vuelve a su Nueva York natal pero no a su casa y sí a un hotel donde considerará contratar los servicios de una prostituta mientras reflexiona contra todo y contra todos. Libro publicado cinco años antes por entregas.


Mi opinión. Libro al que prohibiciones y comentarios negativos ultraconservadores han hecho todavía más famoso de lo que ya debía de ser, con unos contenidos nada transgresores y sí bastante comedidos dentro del realismo que tratan de ofrecer, existencialista postadolescente en la figura protagonista (que devora el texto) y no en  la mirada del mismo que ofrece el autor, con una trama y una visión de los acontecimientos de la misma que tiene mucho más éxito a ojos del lector maduro que a los del lector que comparte hormonas (y “adolece” igual que él) con el protagonista, de ritmo suficiente, contenidos enrevesadamente interesantes y que resulta más exitoso si el lector se acerca al libro con la actitud correcta (y con la edad correcta, insisto).


Destacado. Además de literatura, el libro ofrece un filón para tuiteros.


Potenciales Evocados. Un retrato de ciertos aspectos de la adolescencia logrado a niveles que dan miedo, tanto que los adolescentes no lo suelen soportar y no lo reconocen hasta que maduran; el espíritu del joven Kvothe pudo ser el de Holden Caulfield, sin problema; Bret Easton Ellis lo pudo idolatrar e, incluso, potenciar a su manera.

8 comentarios:

  1. Muy cierto eso de que hay que leerlo con la edad adecuada. Yo lo leí siendo adolescente y la verdad es que no me resultó malo pero tampoco me entusiasmó. No lo vi como algo de otro mundo. Pensado en la actualidad en él creo que me debí perder alguna cosa debido a la edad. Tengo pensado releerlo en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según evolucionamos como individuos lo hacemos (casi todos) en la mayoría de los aspectos. También en el lector. La forma en que vimos, vemos y veremos ciertos libros cambia mucho, pero mucho, con el tiempo. Ya verá, Bastet B.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar
  2. Supongo que, por más que el protagonista de una historia tenga cierta edad, no siempre coincide con la de su lector adecuado. Me gustaría mucho leerlo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene toda la razón, Cyn. Cuando se anime a leerlo, ya nos contará sus impresiones.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar
  3. Lo leí recién salido de la adolescencia, a mitad entre la nostalgia del tiempo perdido –pues con 20 años ya sentí que había perdido opciones intensas– y la exasperación/confusión ante la madurez que "metía un pie en mi habitación". Me resultó fascinante, lo devoré. Me sentí vivamente identificado con el protagonista. Reí como pocas veces cuando, por ejemplo, recuerda como un compañero suyo deja escapar una flatulencia en misa; también reí, aunque de pronto la carcajada pareció derivar en llanto, cuando el profesor le pregunta qué piensa hacer con su vida y él no lo tiene nada claro.

    Una obra maestra que, además de fácil de leer, puede ser muy emocional. Es un verdadero portal al pasado, tan logrado que asombra muchas expectativas previas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos sentimientos, que no sensiblería, en este libro.

      Gracias por su aportación, Alex nam dive.

      Eliminar
  4. Concuerdo con tu opinión. El protagonista no tiene la edad emocional de un adolescente, pero el autor nos lo hace creer y con esa sutil incongruencia logra el impacto en el lector. Casi arruina el libro con el discurso del viejo Antolini, afortunadamente no trascendió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy en sintonía, Andrés Felipe.

      Gracias por su aportación.

      Eliminar

Aporte sin miedo, pero aporte, por favor ...

Linkwithin