jueves, 31 de enero de 2013

LA BATALLA POR STALINGRADO. William Craig (1973)



-En el imaginario popular, la batalla más famosa de la Segunda Guerra Mundial y casi de la Historia.- 
 photo DSC07280_zps2ae91dc4.jpg

Género. Historia.


Lo que nos cuenta. Comenzando en el verano de 1942, y echando un poco la vista atrás para situar al lector, narración del durísimo enfrentamiento en Stalingrado y sus alrededores durante la Segunda Guerra Mundial, que describe también las consecuencias posteriores para muchos de los supervivientes y nos traslada finalmente hasta el año 1955, en el que sus ecos todavía resonaban.


Mi opinión. Narrada a caballo entre el periodismo y la novela, con vocación de documental, es una amenísima aproximación al tema, sus escenarios y protagonistas, fluida y dramática, narrada con un realismo bastante crudo y no muy común en su época para referirse a unos acontecimientos tan relevantes y casi contemporáneos al autor y sus primeros lectores. 


Si bien es cierto que se ha descubierto mucho material de referencia nuevo desde que se publicó esta obra, que ciertas situaciones especialmente atrayentes en el relato desde el punto de vista novelístico están puestas en duda actualmente desde la veracidad más objetiva  y que el posicionamiento del autor es algo indulgente en ocasiones, es una atractiva narración de las terribles vivencias de los militares y civiles cuyas vidas (y muertes) se decidieron en aquellos meses tan importantes para el futuro devenir de la Segunda Guerra Mundial.


Destacado. Un día como hoy, hace 70 años, se rindió el Sexto Ejército. Los combates esporádicos en la ciudad duraron dos días más.


Potenciales evocados. Inevitablemente, la obra de Beevor, que es muchísimo más formal, rigurosa y académica que esta, pero menos humana (en todos los sentidos).

CRÓNICA DEL PÁJARO QUE DA CUERDA AL MUNDO. Haruki Murakami (1994)


-Por mucho que algo pueda ser irreal, se convierte en muy real si nos afecta-.


 photo DSC07243_zps1ec209c3.jpgGénero. Novela.


Lo que nos cuenta. Tooru Okada deja su trabajo de recadero en un bufete para encargarse en exclusiva de las tareas domésticas. Su gato se escapa, recibe llamadas bastante raras, reflexiona en el fondo de un pozo y su mujer desaparece. Y sólo acabamos de empezar, pero es que las sinopsis son, en ocasiones, trampas.


Mi opinión. Libro que más que leerse, se piensa, donde realidad y fantasía se entremezclan en una densa (por momentos) trama construida desde el collage de personajes intensamente retratados (pero con la sensación de que nos enseñan de ellos sólo lo que nos quieren enseñar, aunque también hay que señalar que todos los personajes aportan algo, y eso sí que es raro) y situaciones muy diferentes (pero con la sensación de que importa más la diferencia por la diferencia que por la absoluta pertinencia, aunque también hay que señalar que consigue transmitirnos las variadas sensaciones de cada momento).


Obra muy abierta a interpretaciones, pareciera (al menos a mí) que lo que empieza en la ensoñación y el surrealismo para huir (¿involuntariamente?) de la cotidianidad y el tedio del protagonista, se va convirtiendo en un viaje hacia dentro con la intención de enfrentarse a sí mismo y conocerse. Desde allí será desde donde Tooru comenzará a tratar de entender de verdad a los otros (mientras sigue evolucionando su visión de sí mismo).


Surrealismo (que no absurdo) hipnagógico, muy bien escrito y con estilo (¿propio?) de cierta tensión continua que podría acalambrar en ocasiones, concebido por un autor muy lector (se ve rápido), por lo que camina al borde del abismo de la inverosimilitud con mucho aplomo. Sin las extremas complejidades narrativas de otros, da el toque justo para que el lector se sienta hábil (me incluyo, tranquilos) y que la novela pueda entrar en el reino del Best Seller desde una propuesta (¿calculadamente?) arriesgada, sin que eso le quite mérito (incluso puede darle más). A pesar de todo, no apto para todos los paladares, desengáñense.


Destacado. Si finalmente no le gusta, podrá usarlo como filón para Twitter o podrá quedar bien regalándolo (bueno, no siempre).


Potenciales evocados. Resulta difícil, pero hay que intentarlo… coctel suave de Platón, Mulholland Drive, Mally, García Márquez, Nolan, Plantinga y Auster, pero es fácil que se me haya pasado algún ingrediente.

miércoles, 30 de enero de 2013

EL ÁGUILA EN LA NIEVE. Wallace Breem (1970)

 
-Del heroísmo y la irracionalidad, que tantas veces caminan de la mano hacia el campo donde crecen las phalerae y los torquex-.


Lo que nos cuenta. Paulino Gayo Máximo, antiguo general romano con mucha experiencia entre los limitanei y comitatenses, echa la vista atrás al final de sus días y nos cuenta su vida, marcada por sus duras experiencias personales y castrenses, centrándose en su participación dentro de los acontecimientos que desembocaron en el estallido del violento conflicto que tuvo lugar entre las tribus germánicas y el Imperio Romano de Occidente a orillas del Rin al finalizar el año 406.

Mi opinión. Novela seca, dura, estricta, eficiente y sobria, sin espacio para la emotividad en el relato (pero el lector sentirá, se lo aseguro), exactamente igual que el propio protagonista, porque al fin y al cabo es su relato. Aun con el lastre de su atropellado inicio, del abuso de gentilicios y topónimos que no siempre son vitales para la trama y de cierta irregularidad en la construcción de personajes, es una más que notable obra de ficción histórica que se centra principalmente en la realidad de los soldados que tratan de apuntalar a un gigante que se bambolea.

Buena representación de un Imperio que parecía estar buscándose lo que finalmente le ocurrió, desde la decadencia, el desinterés, el cohecho y la imprudencia en general. Un protagonista que parece el símbolo de la identidad romana perdida, demasiado a veces para el punto de vista más humano del lector. Buen tratamiento de la abundante parte bélica, al menos desde la visión de un general. Diálogos confusos en ocasiones, quizá parte de los mecanismos narrativos que usa el autor. Un tono crepuscular, en todos los sentidos, francamente bien conseguido.

Destacado. La descripción de la vida a orillas del Rin. Se siente la indigencia y el infortunio. Y casi podemos sentir el frío.

Potenciales evocados. En lo militar, lo que debió sentirse en Camarón, Brest-Litovsk o Castelnuovo; en el protagonista, lo que debió pensar Weidling, o tal vez Craw, incluso Steiner; el estilo de Leckie para hacer mirar atrás a sus personajes, y algo más; nada de Scarrow (más allá de que a él también le debe gustar la novela, casi seguro).

LA LUZ AL FINAL DEL TUNEL. John Skipp y Craig Spector (1986)


-Si quieres conocer el verdadero carácter de alguien, dale poder y observa-.


 photo DSC07231_zpsd56219b8.jpg
Lo que nos cuenta. Un mal tan antiguo que hasta el propio Vlad trató de ganarse sus favores, se toma unas breves y traviesas vacaciones en Nueva York que dejan como resultado una carnicería y un nuevo vampiro, Rudy, que irá descubriendo sus capacidades sin ningún tipo de guía y que actuará en función de su malsana personalidad. Pero sus actividades llamarán la atención de varios personajes.

Mi opinión. Revisión de la temática vampírica con estilo radicalmente ochentero (para bien y para mal), que sin traer nueva luz al asunto sí que lo revitalizó en su tiempo mediante una apretada vuelta de tuerca a sus concepciones y tópicos estilísticos más comunes por aquel entonces. 

Novela sucia, brusca, venérea, efectista, urbana, cruenta, veloz, cruel, violenta, gamberra y cruda, que engancha mediante la exageración admisible y el humor negro indirecto, fácil y rápida de leer, con algunas escenas (que no todas) francamente muy logradas y casi cinematográficas.

Destacado. La concepción del enemigo por parte de los personajes principales, tan diferente entre ellos y tan inexperta como la del propio vampiro.

Potenciales evocados. Un plato de Vachss a la vampira; toques Carpenter; Van Helsing protagoniza un peligroso Full Monty; Guillermo la leyó mucho, pero mucho, mucho, mucho; no busques aquí a los Cullen, que esto es otra cosa; algo de Niles y Templesmith.

HUMOR GRÁFICO LITERARIO: Diferencias entre Rowling y Martin.

 photo DiferenciasentreMartinyRowlings_zps543f2f05.jpg

LA REPÚBLICA DE LOS SABIOS. Arno Schmidt (1957)


-Hay muchas formas de trabajar el género, por muchas razones y con muchas intenciones.-
 photo DSC07206_zps395cbcb5.jpg

Género. Ciencia ficción.

Lo que nos cuenta. En el año 2008, la Comisión ha decidido traducir al alemán (lengua muerta en ese momento y el único tipo de lengua a la que, según la Ley Interworld “sobre escritos peligrosos”, se puede recurrir para la publicación de libelos políticos o de otra naturaleza subversiva), conservar e imprimir el relato que el periodista norteamericano Charles Henry Winer escribió sobre su viaje y estancia de 50 horas en la isla en la que habitan los mayores representantes de la ciencia, el arte y el pensamiento de su tiempo. Stadion, el traductor de la obra y uno de los únicamente 124 capacitados en el mundo para hacerlo después la última guerra, no parece muy contento con la tarea, no aprecia a Winer ni el tono frívolo de su crónica, por lo que hará todo lo posible para que nosotros, los lectores, entendamos mejor la narración mediante abundantes notas del traductor al pie de página.

Mi opinión. Desde el retrato (doblemente parcial) de una realidad ficticia, divertida distopía en la que el autor ironiza, con humor y finamente, sobre la Guerra Fría, los progresos deslumbrantes (¿monstruosos?) de la ciencia, las convenciones sociales, la política de su tiempo y el culto a los “elefantes blancos” que viven en su Olimpo (¿o es Alcatraz?) particular. Autor no demasiado conocido fuera de ciertos círculos y considerado en ellos como referente literario poco reivindicado del siglo XX. No apta para cualquier paladar.

Destacado. La descripción simultánea de dos realidades, la del periodista (directa) y la del traductor (indirecta).

Potenciales evocados. Vacío perfecto y Un valor imaginario, por aquello de tratar obras que no existen y por el ingenioso humor; toques Vance, más allá de los pies de página.


Linkwithin